miércoles, 31 de enero de 2018

DÉJALES QUE DIGAN


Déjales que digan, que se diviertan, que echen veneno. Déjales que comenten sin saber, que juzguen sin conocer, que critiquen sin comprender. Tú y yo hemos creado algo demasiado bello para ir dando explicaciones a quien no entienden una obra de arte. Porque eso es nuestro amor, una obra de arte surgida de dos materias distintas pero igual de puras y bellas.

Deja que nos miren tras los cristales mugrientos de sus gafas. No es sucio nuestro amor, es sucio el filtro que emplean para hacernos daño gratuitamente. Porque se le hace daño y se teme a lo que no se conoce, a lo que se escapa de su lógica, a lo que no puedes retener en tu mano o cambiar en tu voluntad.

Qué importa la diferencia de edad  o la igualdad de sexo...Tan solo es amor.

Un amor que ya se encargarán de intoxicarlo con comentarios escabrosos, falsas acusaciones e incluso sonrisas maléficas. Qué más da. Es amor.

Un amor que no entiendo de prejuicios porque dedica su tiempo a mirarse, entenderse, tocarse y respirar al unísono. ¡Qué saben ellos de nuestro amor! Un amor cimentado en el respeto, en la nobleza, en la confianza, en la bondad, en dar sin esperar recibir, en dar gracias por cada caricia a través de una sonrisa tan pura e inocente como es nuestra relación.

Deja que se envenenen con sus propios pensamientos. Es normal. Nadie hace el intento de entender algo que no es lo habitual. Sólo nosotros podemos juzgar nuestros actos y a nosotros nos debemos las explicaciones. Pero con una sola mirada sabemos que en nuestros corazones solo cabe amor.

Déjales que te juzguen sin saber. ¿No eres feliz conmigo? Qué mas da.... Solo son personas. Personas en una hermosa ciudad de gente dormida.

lunes, 22 de enero de 2018

LA DISTANCIA ENTRE TÚ Y YO


La vida me dio el sabor a ti durante siete años. Hoy, la distancia nos separa aunque nos une el amor. Un amor imposible, extraño, doloroso. No supiste tenerme y yo te perdí. Tú eras así, alocado, salvaje y pasional. No pudiste coger las riendas de tu vida y me arrastraste al caos en el cual eras feliz.
Tuve que renunciar a ti pese al gran amor que nos teníamos. Tuve que hacerte las maletas, no porque el amor terminase, sino porque eras incapaz de controlar tu vida, tu ira y tus angustias vitales.
Sin querer me envenenabas de azules y caía en un abismo de donde tú estabas y no querías salir. El caos absoluto se reflejaba en cada lágrima que caía en el vacio de mi soledad.
Y me amabas. Y yo te amaba. Pero juntos era imposible vivir. Contigo y sin ti todo era dolor...

Hoy, tras años de ausencia, somos más que amigos en la distancia. Tú marchaste a otro lugar llevándote un trozo de mi corazón, un corazón que lo envuelves en seda y lo besas a escondidas.
No te puedo querer más en la lejanía. Es como un encantamiento que se rompe si estamos cerca.
Recuerdo tus risas, mis risas, nuestras risas....has sido el que más me ha hecho reír y el que más me ha hecho llorar. Y la distancia nos mantiene en equilibrio ese amor que sigue intacto y que se desvanece con la presencia de ambos.

Amar en la distancia. Ese fue nuestro castigo por intentar ser felices.
Y a día de hoy te pido que seas dichoso, que intentes olvidarme un poco para que yo pueda dejar de amarte, que a la distancia real le añadas una distancia emocional. Porque no puedo estar contigo pero no puedo estar sin ti.

Sé feliz, al menos inténtalo, demuéstrame de que eres capaz de vivir sin los latidos de mi corazón, sin mi mirada, sin mis susurros que se convertían en caricias....Vivir enamorado en una perpétua distancia....es tan atroz como inhumano. Pero no hay pasos hacia atrás. Estamos así porque sin querer has querido que estemos así.
Y todos los días te doy los buenos días y tú me regalas las buenas noches, pero en la distancia.
Quizá en otra vida seamos amantes para siempre....


ELLA AMARÁ A OTRO HOMBRE / SE DEJA DE QUERER

miércoles, 27 de diciembre de 2017

MI OBRA IMPERFECTA


Quisiera hacer de mi vida una obra de arte. Una sucesión de decisiones imperfectas fruto de la lucha entre mi cabeza y mi corazón. No importa lo tosca que parezca a la vista. Lo importante es que la he modelado yo.
Una obra imperfecta no exenta de dolor, seducción y manierismo. Una escultura que ha convertido la materia inerte en una obra que refleja sentimientos, contradicciones, amores y desamores, guerras y silencios...y entre los poros del mármol, la esencia de tu nombre.

Como cualquier obra, gusta y no gusta, levanta pasiones y críticas, me encumbra o me deja caer tras ser pisoteado. Pero soy arte. El arte de vivir, el arte de decidir, el arte de elegir a quién amor y cómo amarlo.

Soy seda. Tan volátil como férreo, tan contradictorio que, en sí, es belleza. Y quizá no sea un cuerpo bonito, ni una cara angelical. Ni siquiera alguien mundano. Pero mi obra está en el interior. Es bella por los materiales que me han formado y por los distintos artistas que me han ido modelando poco a poco, con o sin mi consentimiento pero que, en último momento, he sido yo quien he querido ser arte. Arte de contemplar, arte de disfrutar, arte de conocer.
Un arte que no tiene precio porque ni se vende ni se compra. Se contempla.




lunes, 27 de noviembre de 2017

UNA FOTO DE NOSOTROS DOS



Hoy me salió de la nada una foto tuya y mía. Se nos veía tan felices... Y me derrumbé envuelto en "por qués" y suspiros esféricos.
Qué nos pasó para llegar a donde hemos llegado. Qué especie de infortunio cayó sobre nuestras vidas haciendo añicos nuestros corazones. Qué justicia poética hemos pagado del pasado para que el presente sea tan frío como el hielo.
Dios....se nos veía tan enamorados...
Me cuesta creer que todo fue mentira. Que pudiera llamarse de otra forma o manera pero que no fuera amor....
Me enlazabas con tus manos alrededor de mi cuello. Sentía tu piel cerca de mi rostro y, tus brazos me embriagaban con tu sensual perfume que brotaba de tu misma piel.Olías a canela y limón. Nos brillan los ojos, hablaban las miradas, degustábamos el futuro. Un futuro que ahora es estéril. Un presente que nos trata como dos extraños heridos por una misma flecha.
Casi no te reconozco. Es como haberte soñado y haber despertado de golpe. Y es que me duele la realidad.
A estas alturas es de necios buscar un culpable entre los dos. Estoy tan seguro de que no fue culpa mía como lo estás tú de ti mismo. Luché tanto por ti que es como cuando un niño hincha demasiado su globo y le estalla en la cara. Se pregunta: qué he hecho mal. Y no sabe contestarse.

La fotografía me recuerda lo que quise y no pudo ser. Me siento traicionado de la extraña forma que lo sientes tú. Y eso me da desazón.
Volvería, quizá, a retroceder en el tiempo. Quizá no para volver a estar contigo, sino más bien para darme cuenta por qué tanto dolor, de dónde es su origen, en qué fallamos si es que hemos fallado alguna vez...

Mi mente, mi mayor enemiga, observa la fotografía y se imagina lo felices que pudiéramos haber sido, de antemano, idealizando cualquier momento, sin ser fiel a la realidad....Y me duele. Me duele mucho tu ausencia....porque has roto mi confianza. Y sin confianza no pude haber amor puro.
Déjame, mi amor, que siga haciéndome castillos en el aire con nuestros recuerdos. Sé que me hago daño pero, créeme, mucho menos que el sentir tu ausencia.